Consultoría

Un grupo es mucho más que la suma de sus individuos. Todo equipo humano construye su propia forma de relacionarse. Los equipos de trabajo desarrollan dinámicas emocionales que pueden ser un impulso o un obstáculo para el desarrollo de sus tareas. Y estas dinámicas pasan inadvertidas porque no son racionales, son emocionales. El objetivo de toda empresa es obtener resultados, los equipos de trabajo deben mirar al objetivo y todo esto lo permite una dinámica sana. Por ejemplo, muchas personas repiten involuntariamente patrones familiares en su entorno laboral, otras veces los directivos tienen dificultades para la aceptación de su trabajo, otras veces la empresa se resiente de un dificultoso relevo de liderazgo. Muchas veces las empresas son familiares y se encuentran sometidas a una doble relación y dobles lealtades.

Hay muchas razones por las que un grupo competente y capaz no puede llevar adelante su misión pese a su claro compromiso y su voluntad. En estas ocasiones una mirada distinta puede llevar al desbloqueo de la situación.

Actualmente colaboro con el equipo de Satori3 ( http://satori-3.com/).