Esta pregunta siempre surge en la primera entrevista. Es imposible de contestar de forma concreta. Lo que siempre hago es proponer dos o tres entrevistas iniciales donde se pueden explorar los objetivos y las expectativas sobre la psicoterapia. En rasgos generales podríamos distinguir tres casos. En el primero el paciente busca esclarecer una situación circunstancial determinada, lo que puede necesitar solo unas cuantas sesiones. En el segundo la persona sufre un cuadro sintomático que requiere una terapia de apoyo de unos meses de duración. En el tercer caso, puede ser tanto por el cuadro sintomático como por los objetivos personales del paciente, es recomendable una terapia profunda que puede llevar varios años.

En cualquier caso es algo  consensuado con el cliente. Hay personas que en el transcurso de una terapia de apoyo se deciden a profundizar en ella, lo que les lleva a alargar su terapia. Así como hay otras ocasiones en las que se decida finalizar una terapia porque se han conseguido los objetivos que se habían marcado inicialmente. Es difícil generalizar, cada caso es único y en general es un tema que se suele revisar a lo largo de la terapia.